La Roma de Quentin Tarantino

Miércoles, 25 Septiembre 2019

La Roma de Quentin Tarantino

Confesamos que no nos impresionó mucho la primera vez que la vimos, incluso llegamos a tildar de absurdo el insolito final alternativo que Tarantino emplea en los trágicos asesinatos de la familia Manson que conmovieron a todo Estados Unidos. Pero al verla de nuevo nos deleitamos con cada detalle nostalgico que el controversial director logra plasmar en las distintas  puestas de escena de series enlatadas de westerns, films de acción y la recreación de la epoca de los 60s.

Es un trabajo artesanal de alto puntaje, sin dudas, el mejor presentado por Tarantino. En la parte argumental, luego de leer sus intenciones entendimos mejor el sentido de inocencia y fragilidad conque presenta cada fotograma de Sharon Tate, encarnado por la hermosisima Margot Robbie.

Leonardo Dicaprio está perfecto como el Rick Dalton paranoico, aterrorizado por su descenso. Es un trabajo digno para nominarlo. Brad Pitt, por el contrario, es enfocado como una especie de superhéroe secreto, empleado leal y experto en combate con capacidad para derrotar a nada más y nada menos que a Bruce Lee.

Al Pacino, sale poco, y aporta algunas líneas humoristicas de reflexión que el personaje de Rick Dalton le duele aceptar.

Momentos que nos encanta del film: Brad Pitt cuando va hacia el refugio de la familia Manson. La fiesta en la casa Playboy donde Steve Mcqeen explica en pocos minutos la vida de Sharon Tate.

En Inglorius Bastards, funciona la jocosidad de quemar el cine con Hitler y sus principales lugartenientes adentro, pero el final alterno que aplica Tarantino esta vez del destino que Sharon Tate y sus amigos realmente corrieron, no nos convencieron positivamente.